Google+ Followers

lunes, 1 de abril de 2013

XTREME PILATES


“la forma fisica es el primer requisito para la felicidad” Joseph Pilates

Entendemos forma física como desarrollo pleno de las cualidades físicas y mentales que permiten vivir en armonía con el medio. Y ahora me pregunto si la práctica continuada de Pilates, entendido como entrenamiento muscular- funcional controlado, conseguiría satisfacer mis necesidades para ese estado de plenitud física y psíquica. Mi respuesta es sí, trabajo la fuerza, potencia y resistencia muscular armónicamente, y flexibilidad y estabilidad articular. Adquiero un mayor control de mi cuerpo y mejoro mi psicomotricidad.

¿PERO PUEDE EL METODO PILATES SATISFACER MIS NECESIDADES CARDIOVASCULARES?

Hablamos de reducir mi grasa corporal, aumentar mi resistencia aeróbica, etc. Tendría que responderme que sí pero con la ayuda extra de ejercicio cardiovascular. Es entonces cuando planteamos introducir en el trabajo de Pilates un nuevo objetivo que podemos controlar desde la práctica en sí de estudio y mat.

Hablar de los beneficios del entrenamiento cardiovascular podría llevarnos a interminables líneas… nos mantiene jóvenes y protege contra el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos, hipertensión, obesidad, osteoporosis, cáncer de colon y depresión. 
El incremento del aporte de oxígeno, mejora la contracción miocárdica, disminuye de la frecuencia cardíaca basal y la tensión arterial. El cuerpo utiliza el oxígeno para metabolizar la energía con el consecuente gasto calórico proveniente de glucógeno y grasas.

Por tanto la práctica de ejercicio aeróbico moderado y controlado es un seguro de vida para nuestro corazón, un gasto energético importante para la pérdida y control de peso y como no, añadiéndolo a éste, una forma de comprobar que el Método Pilates sí es un entrenamiento funcional- integral que responde a las necesidades especificas del individuo, desde alumnos con cardiopatías, a satisfacer fines puramente estéticos.

A menudo nuestros alumnos o futuros clientes demandan actividades más agotadoras en cuanto a actividad física y gasto energético para perder esos “kilos de más”, su objetivo es adelgazar o poder subir las escaleras de tres pisos sin ahogarse y el nuestro introducirlos en un programa de entrenamiento seguro y eficaz.

¿QUE ES “ XTREME PILATES ”

Incorporamos a nuestras clases de estudio el trabajo en tabla de salto, para incrementar el gasto energético, quema de calorías, sin dejar de atender a la precisión y correcta ejecución del movimiento.
Será importante asegurarnos de que no hay ninguna contraindicación médica, por lesión o problemas coronarios, y controlar la técnica de salto en nuestros clientes. De nuevo comprobamos que el Método Pilates nos ofrece un abanico de posibilidades en cuanto a entrenamiento integral.

Va a ser primordial que la correcta técnica de salto en reformer se enseñe de forma precisa e individual, desde la fase de arranque, impulso y caída hasta la correcta colocación de la columna en cada una de estas fases. De igual manera se adaptará la resistencia de los muelles teniendo en cuenta el control y fuerza del alumno.

Una vez quedan controlados los puntos anteriores procedemos a la planificación del método de entrenamiento.

Lo importante a la hora de quemar calorías es el nivel o ritmo al que quemas calorías, no cuántas calorías quemas. Con esto nos referimos a realizar una actividad física que aumente la frecuencia cardíaca, con el trabajo de grandes grupos musculares, y obteniendo la energía de diferentes fuentes según el ritmo cardíaco mantenido. Nuestras variables de trabajo van a ser el volumen en cuanto al tiempo en minutos y la intensidad en cuanto a pulsaciones por minuto.

La frecuencia cardíaca es un parámetro fisiológico por medio del cual está muy relacionado el esfuerzo del corazón y la intensidad del ejercicio, incrementando la frecuencia cardíaca conforme va incrementando la intensidad del ejercicio. De esta manera podemos controlar la intensidad a la cual quiere realizar un ejercicio por determinado tiempo. Durante una prueba de esfuerzo es posible saber a qué intensidad (frecuencia cardíaca o velocidad) se encuentra el umbral aeróbico y anaeróbico, los cuales son trascendentales para la programación de un plan de entrenamiento cardiovascular.

Es muy importante recordar que en situaciones especiales la frecuencia cardíaca no responde como normalmente se esperaría, como es el caso de calor extremo, sobreentrenamiento y cuando el cuerpo se encuentra bajo los efectos de algún fármaco como los utilizados con frecuencia en los pacientes cardiovasculares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada