Google+ Followers

jueves, 14 de marzo de 2013

Cómo recuperar tu estado físico previo al embarazo




Pilates es el nombre que recibe un sistema de entrenamiento tanto físico como mental que se practica desde hace algo más de un siglo.

Este método se centra en desarrollar los músculos internos del cuerpo. Al desarrollarlos ayudamos a mantener el equilibrio corporal dando firmeza y estabilidad a la columna vertebral.

La práctica de Pilates es muy indicada para recuperarse después de una operación, de un largo período de sedentarismo o incluso después del embarazo y parto. No es un ejercicio físico intenso ya que se basa en la respiración y el control del cuerpo.

El embarazo es una experiencia muy especial para cualquier mujer, pero después de todas esas sensaciones nuevas y maravillosas debemos pensar un poco en nuestra salud y el bienestar de nuestro cuerpo ya que éste ha sufrido las consecuencias.

Es muy posible que durante los nueve meses previos al parto ya hayamos estado muy pendientes de nuestro cuerpo, pero ahora es el momento de realizar un último esfuerzo para que no tengamos secuelas durante toda la vida.

Tras el parto

Justo después de dar a luz los días y las semanas son muy intensos. Todas las fuerzas y toda la atención se centran en el recién nacido y las tareas a realizar se multiplican. Evidentemente no es el mejor momento para ponerse a realizar ninguna actividad física.

Unas semanas más tarde, cuando la madre ya se ha acostumbrado a la nueva situación y el cansancio inicial empieza a desaparecer es el momento de ponerse las pilas y empezar la acción, es el momento de realizar pilates.

Por supuesto se tratara de una acción suave al principio cuya intensidad iremos incrementando dependiendo de cómo responda nuestro cuerpo.

Hay varios ejercicios de Pilates especialmente indicados para la recuperación después del parto. A continuación vamos a hacer un repaso de los más interesantes explicando sus beneficios sobre el cuerpo.

El estiramiento de la columna, que se realiza sentadas en el suelo con la espalda muy recta y estirando los brazos hacia delante, nos ayudará a potenciar el control postural y estirar la parte posterior de las piernas.

Rodar hacia abajo en la pared es un ejercicio muy recomendable siempre que los músculos abdominales hayan recuperado su posición original. Fortalecerás los músculos abdominales a la vez que estiras y relajas los de la espalda.

Hay muchos otros ejercicios de pilates útiles para cuidar tu cuerpo tras el parto. La mejor opción es que busques un curso específico para madres que acaban de dar a luz. Siempre resulta más fácil empezar una rutina de ejercicio si te sientes acompañada por gente en tu misma situación.

Para que el entrenamiento de frutos hay que ser muy consciente de las necesidades específicas que tiene el cuerpo de la mujer después del embarazo y parto. Por esta razón también sería interesante que puedas consultar con un profesor de Pilates que te ayude a descubrir lo mejor para ti.



De hecho, también hay cursos de Pilates específicos para embarazadas, así que si aun estas a tiempo te animamos a que cuides tu cuerpo desde el primer día gracias a esta exitosa técnica. Con el Pilates no solo vas a recuperar tu forma física sino que también, a base de esfuerzo, vas a conseguir recuperar la figura que tenías antes de quedarte embarazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario