Google+ Followers

viernes, 22 de marzo de 2013

¿Es el Pilates útil para los hombres?

Muchos han tenido, desde siempre, cierta reserva acerca de esta pregunta. Después de todo, ¿por qué no lo sería? Pilates fue iniciado por un hombre, Joseph H. Pilates; ha sido un vehículo de entrenamiento para atletas de elite, hombres y mujeres, por más de 50 años, y muchos hombres se han destacado como instructores y promotores del Método Pilates a través de su historia. 

 

Si bien los hombres han sido siempre parte de la escena, el notorio aumento de popularidad que ha disfrutado el Pilates en los años recientes, ha sido impulsado en gran medida por una ola de mujeres participantes e instructoras, dejando a muchos con la impresión de que el Método Pilates es más para mujeres. Este es un desafortunado efecto secundario, de un desarrollo por demás positivo de la actividad. Afortunadamente, este prejuicio se está diluyendo rápidamente. Pilates es una de las tendencias con mayor crecimiento en el mundo del mejoramiento físico, y los hombres están aprovechando las múltiples ventajas y beneficios que conlleva la práctica de esta disciplina. 

Por qué el Pilates Funciona Bien para los Hombres 

Fortaleza en el Centro de Poder (músculos abdominales, parte baja de la espalda y glúteos), flexibilidad, balance, y eficientes patrones de movimiento: todos sellos característicos del entrenamiento Pilates, y aspectos altamente significativos en el mejoramiento físico de los hombres. El componente integrativo del Pilates puede ser especialmente beneficioso para los hombres, quienes suelen optar por ejercicios que habitualmente enfatizan una aproximación al desarrollo muscular parte por parte, tal como ocurre con el levantamiento de pesas. 

En contraste, el Pilates enfatiza el movimiento desde el centro del cuerpo (el Centro de Poder), y desarrolla plena fortaleza en los músculos profundos de esta región, para estabilizar el tronco y proteger la espalda. Esta clase de entrenamiento profundo o nuclear hace del Pilates una excelente técnica para el mejoramiento integral del cuerpo, al mismo tiempo que una base para el entrenamiento combinado con otras clases de deportes y ejercicios. 

El Pilates trabaja apuntando a un mejoramiento físico "funcional"; esto es, la habilidad de tener la fuerza, el balance y la flexibilidad que permiten llevar adelante las tareas diarias con facilidad. En pos de este objetivo, los ejercicios de Pilates buscan incrementar la flexibilidad y el rango de movimientos, pero sin caer en extrañas contorsiones (del tipo de las que se encuentran en algunas disciplinas gimnásticas, o en el yoga). 

Tres Apuntes para los Hombres que son Nuevos en el Pilates 

1. Si finalmente se decide por tomar clases de Pilates, notará que el número de mujeres sobrepasa un poco (bastante) al de los hombres. Como dije antes, esta demografía está cambiando y hay muchos hombres practicando Pilates, pero por ahora, usted probablemente tendrá que lidiar con ser el género minoritario, así que prevea esta situación. 

2. No hay nada específicamente diferente acerca del entrenamiento Pilates para hombres, especialmente en el inicio; el Método Pilates es el mismo para todos. Desarrollado sobre el cuerpo de un hombre, y pensado con el aporte de hombres y mujeres por igual, el Pilates está fundado en principios de movimientos saludables para el cuerpo humano en general. Los hombres pueden encontrar que sus músculos son un poco más tensos que los de las mujeres, especialmente en las caderas y en las corvas (parte trasera de las rodillas), pero los ejercicios pueden ser fácilmente modificados para permitir estirar esas áreas gradualmente. La modificación de los ejercicios es un aspecto común en el Pilates, que permite atender una amplia variedad de necesidades de los practicantes. 

3. Pilates es una práctica de cuerpo/mente, donde la ejercitación apunta a brindar al practicante un pleno cuidado y atención en los movimientos. De manera similar, la alineación exacta y el entrenamiento profundo, que va más allá de los músculos superficiales, requiere una atención más delicada y micro-ajustes que la mayoría de los hombres no suele encontrar en una clase tradicional de ejercicios. No existe ninguna clase de "actitud poderosa" de la que los hombres pueden estar acostumbrados a ver en otros gimnasios. Esto se hace más notorio cuando se ejercita con el equipamiento de Pilates, el cual -si bien es un equipamiento de resistencia- no intenta trabajar con sobrecargas; de hecho, cuanto más ligera es la resistencia que se coloca en un equipo (como el reformer), más desafiante se torna el trabajo para los músculos del centro. En Pilates, el movimiento controlado y bien alineado, es el boleto hacia un nivel de mejoramiento físico más profundo. 

Pilates, Sinónimo de Salud para Hombres 

Durante mucho tiempo los hombres han intentado trabajar sus abdominales hacia el exterior, como algo estético, influenciados por unas nociones preconcebidas sobre el ejercicio apropiado, dirigidas a conseguir rápidamente una imagen estética, sin entender que el trabajo de los abdominales está conectado con el trabajo de las extremidades. Por esto hay tantas lesiones de deportistas en piernas y brazos: porque no saben utilizar sus abdominales. 

Muy de pequeños introducimos a los niños en deportes en los que se trabaja de forma muy agresiva y sin desarrollar correctamente el trabajo de sus abdominales, produciendo un desequilibrio que en la edad adulta se manifestará con una falta de flexibilidad y acortamiento de los músculos, especialmente los femorales, produciendo dolores de espalda. 

Muchos hombres no se molestan en estirar después de hacer deporte; si estiran es en forma casual y (en el mejor de los casos) incompleta, por lo que con el tiempo desarrollan roturas microscópicas en los músculos, que cicatrizan y lo acortan. 

Los hombres no saben conectar el transverso abdominal correctamente. Este músculo controla todo el tronco y los hombros, así como las piernas. Cuando el transverso es débil se incrementa la tensión en brazos y piernas, produciendo problemas a largo plazo: inestabilidad en caderas y rodillas, acortamiento crónico, dolor de la espalda baja, falta de equilibrio y coordinación. 

Hay hombres que están toda la semana sentados en una silla o en el asiento del coche, y cuando llega el fin de semana juegan al tenis, al golf, al fútbol, o salen a correr y se mueven de un lado a otro, produciendo tensión en sus articulaciones. Otros tienen que trabajar en posiciones incómodas utilizando los brazos, lo que les produce al final del día dolores en los hombros y en la espalda. 

El acortamiento y la debilidad muscular se dan incluso en deportistas muy fuertes. Es sorprendente ver a deportistas profesionales y deportistas de fin de semana, que se lesionan por no saber cómo utilizar el músculo correcto para moverse de una manera más eficiente. Utilizando el Pilates, se enseña a los hombres a estabilizar su centro para trabajar en diferentes planos, estirando y reforzando su musculatura. 

Poco a poco vemos cómo el número de hombres en las clases de Pilates aumenta, aunque por lo general obligados por la novia, esposa o el doctor. Estos hombres descubren uno de los métodos cuerpo/mente más completos para mejorar su estado físico, corregir lesiones, molestias y aumentar su fuerza muscular. 

Haciendo un trabajo muy serio, y a diferencia de otras rutinas de gimnasia, el Pilates puede evocar una verdadera pasión por su complejidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada