Google+ Followers

miércoles, 5 de junio de 2013

¿Sabias que ? Practicar pilates durante el embarazo aporta múltiples beneficios a tu organismo.

¿Qué es el método Pilates? Es una técnica de entrenamiento físico que ofrece el perfeccionamiento de la conciencia corporal, la relajación de las tensiones logrando la correcta alineación corporal, la tonificación muscular y la recuperación de la flexibilidad en todo el cuerpo. Cada ejercicio se elabora alrededor de unos principios básicos: relajación, concentración, respiración, alineación, centro de fuerza,  fluidez de movimiento, coordinación y resistencia.
Se recomienda comenzar durante el segundo trimestre, cuando el abdomen comienza a crecer y las articulaciones están más flexibles, la mujer toma conciencia de su verdadero estado, empieza a estar más próximo el momento del parto y busca cuidados saludables para ella y su futuro hijo. Además en estos momentos el cuerpo necesita tonificación y preparación física para prevenir problemas y prepararse para el tercer trimestre y el parto.
Por tanto, 10 de los beneficios que este método puede aportar en la preparación al parto, son:
1- Promover una buena postura durante y después del embarazo (durante el embarazo la postura se ve alterada por el cambio del centro de gravedad y es importante el alineamiento corporal para que las presiones no recaigan sobre el suelo pélvico y lo debiliten), mejorando la conciencia corporal.
2- Mejora la estabilidad lumbopélvica y por tanto disminuye el riesgo de padecer patologías secundarias al embarazo (lumbalgias, ciatalgias, dolor sacroilíaco…) por el efecto producido por la hormona relaxina así como por el aumento de la curvatura lumbar
3- Mejorar la circulación sanguínea.
4- Debido al fortalecimiento del suelo pélvico y al nivel de relajación alcanzado por la gestante, es posible conseguir un parto natural de menor duración.
5- Prepara físicamente el cuerpo para el parto y posparto, ayudando a mejorar la fuerza expulsiva durante el parto.
6- Ayuda a preparar la parte superior del cuerpo (miembros superiores, cervicales…) ante las demandas de cuidado del recién nacido (lactancia, cambio de pañales, transportar al bebé…)
7- Prepara la parte inferior del cuerpo para el aumento de peso del abdomen y previene las disfunciones uro ginecológicas.
8- Ayuda a mantener las funciones abdominales y a prevenir la diástasis o separación de los rectos del abdomen.
9- Estimula el trabajo cardiovascular.
10- Trabaja la expansión torácica para así aumentar la capacidad respiratoria reducida por el volumen fetal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario